Recientemente la prensa financiera ha publicado que el consejo de Gobierno del Banco de España ha impuesto una sanción de 3 millones de euros a Abanca por “distintos incumplimientos” relacionados con la información precontractual proporcionada a sus clientes.

Esta resolución se refiere en concreto a la información relacionada con los gastos y costes de las operaciones de préstamos hipotecarios y la inclusión de esos datos en el cálculo de la Tasa Anual Equivalente (TAE).

La multa ha sido tipificada como “grave” y es firme en vía administrativa.

Esta noticia a la que ya estamos acostumbrados, constata que las entidades financieras incumplen sistemáticamente la normativa aplicable con tal de lograr sus objetivos.

Desgraciadamente, los supervisores de las autoridades europeas no dan crédito a la operativa constante de irregularidades de las entidades españolas.

A pesar de la prolija jurisprudencia, el desprecio de la Banca española a la normativa no puede limitarse a pequeñas sanciones, sino que se ha de tomar medidas contundentes para evitar que se perpetúe el abuso bancario.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies